Grupo Gen Arquitectura

Protección de la Portada Norte de la Iglesia Del Salvador, Ejea de Los Caballeros (Zargoza)

Estado: Construido

Año: 2021

Promotor: Dirección General de Patrimonio Cultural. Gobierno de Aragón

Tipo: Patrimonio

Grado de protección: Bien de Interés Cultural (2003)

Superficie: 18 m2

Presupuesto: 121.349,10 €

Proyecto: Grupo Gen Arquitectura y Cerouno Arquitectos

Dirección facultativa: Grupo Gen Arquitectura y Cerouno Arquitectos

Constructor: Construcciones Rubio Morte, S.A.

Cálculo estructural: Sergio Luis Latre Palacios

Estudio constructivo fachada: ALF Arquitectos

Supervisión por la Dirección General de Patrimonio Cultural: Miguel Andrés Pérez Cubero, María Luisa Díez García, Marta de la Rosa Lamata y Beatriz Olona Poblet (Jefa de Servicio de Patrimonio Cultural)

La Iglesia de San Salvador fue construida entre finales del siglo XII y principios del XIII, en estilo románico tardío con algunos elementos góticos y renacentistas. Es un edificio realizado en sillería de piedra arenisca de excelente talla. Su sencillez arquitectónica contrasta con la decoración figurada de sus dos portadas, realizadas por «maestro de Agüero o de San Juan de la Peña». En la portada Norte, la principal, queda representada en el tímpano la Última Cena y se hace un recorrido en torno a la vida de Cristo y a la Redención a lo largo de sus arquivoltas.

Los trabajos de restauración de la fachada Norte que tuvieron lugar en 2010 llevaron a cabo la demolición de un pórtico moderno adosado a la fachada, que protegía los restos de las policromías frente al deterioro ocasionado por la acción de la lluvia y el viento. Quedó pendiente entonces la construcción de un elemento definitivo que compatibilizara las necesidades de protección y contemplación de la portada.

La propuesta de intervención consiste en generar un espacio cubierto que permita la máxima visibilidad del pórtico, facilitando además el libre movimiento de personas en el acceso principal a la iglesia. Para ello, se propone la creación de un volumen acristalado que prolonga el cuerpo de las capillas laterales, cubierto por un tejadillo inclinado de zinc en su parte superior y de madera en su parte inferior. La nueva estructura toma como herencia la posición de los 8 canecillos situados sobre el arco, para manifestar sendas pletinas de acero, posicionar los tirantes verticales y dimensionar los paneles de vidrio. Frente al peso de los elementos de piedra románicos trabajando en compresión, se superpone una protección de metal y vidrio contemporánea liviana que trabaja en tensión.

Se dispone un cerramiento de vidrio 8+8+8 de 4,10 m. de altura, que queda suspendido sobre la estructura de acero inoxidable mate. La protección cuelga sus 4 toneladas de la fachada de piedra, utilizando una serie de estrategias a favor de aumentar la percepción de ligereza y de respetar el monumento, tales como: ocultar los anclajes a la fachada, introducir la parte de mayor inercia estructural en el interior del tejadillo, minimizar la sección de los perfiles, separar los vidrios de las fachadas o reducir la sección de la estructura en el contacto con los muros. Para ensalzar las policromías y elementos ornamentales de la portada durante la noche, se dispone oculto en la estructura un sistema de iluminación led, que incorpora diversos tipos de lentes, obedeciendo a un exhaustivo estudio lumínico.